Sobre tanger

Muchas civilizaciones y culturas han influido en la historia de Tánger, comenzando desde antes del siglo quinto. Entre el período de ser una ciudad bereber importante y luego un centro comercial fenicio hasta la era de la independencia alrededor de los años 50, Tánger fue un nexo para muchas culturas. En 1923, las potencias coloniales extranjeras la consideraron con estatus internacional y se convirtió en un destino para muchos diplomáticos, espías, escritores y empresarios europeos y estadounidenses.

The Beat Generation fue un movimiento de contracultura estadounidense posterior a la Segunda Guerra Mundial que combinó el compromiso visceral en experiencias mundanas con la búsqueda de una comprensión más profunda. Tánger fue un lugar clave en su desarrollo. El escritor Jack Kerouac y el poeta Allen Ginsberg pasaron por aquí, visitando al padre del movimiento, William Burroughs, quien se había mudado aquí en 1953. La obra más famosa de Inter-zone of Burroughs, Naked Lunch, fue escrita e inspirada directamente por Tánger La escritura de Burroughs utilizó la técnica de corte iniciada por el talentoso Brion Gysin, quien también pasó una parte importante de su vida en Tanger. Burroughs, junto con Paul Bowles, inspiraron una camarilla de artistas locales.

La ciudad de Tánger fue más conocida por los estadounidenses gracias al artista, Paul Frederic Bowles, un compositor, escritor y traductor expatriado estadounidense. Visitó Tánger por primera vez en 1931, donde fue enganchado al llegar a Tanger. En 1947, Bowles se estableció en la ciudad costera con su esposa Jane, donde produjo numerosas partituras musicales, novelas, cuentos, piezas de viaje y docenas de traducciones de cuentos de narradores Marroquíes.

Paul Bowles vivió 52 de sus 88 años en Tánger, la ciudad que más amaba, incluso después de la muerte de su esposa. Se identificó fuertemente con la ciudad y fue un imán que hizo que otros escritores e intelectuales estadounidenses en ascenso hicieran de la ciudad uno de sus destinos turísticos más importantes.

Paul Bowles fue el influyente que persuadió a los Rolling Stones para que vinieran a Tánger en 1969 y luego nuevamente al Palacio Akaaboune en 1989.

Hoy la ciudad es un bullicioso destino turístico donde realmente no se nota ningún turista. Cargada de historia con su  antigua Medina y la Kasbah (donde se encuentra el Palacio Akaaboune), visitar Tánger es como viajar en el tiempo. La gente es amable y acogedora y hay muchas actividades.

El nuevo puerto deportivo acaba de abrirse con una gran cantidad de restaurantes, bares y discotecas. El Hilton construyó dos hoteles nuevos aquí.

No dude en ponerse en contacto con nosotros para obtener recomendaciones sobre dónde alojarse, desde pequeños hoteles con encanto en la Kasbah hasta grandes hoteles históricos o modernos en la ciudad, Tánger ahora lo tiene todo para passar un momento inolvidable.